Parecían policías regulando el tráfico en Ibiza, pero eran gogós de una discoteca