El Papa condena el rechazo a los refugiados y pide la paz en el mundo