El papa Francisco reconoce la existencia de un lobby gay en el Vaticano