El Papa pide a los fieles que no permitan que se les robe la esperanza que da Jesús