El Papa condena el fundamentalismo islámico e impulsa el diálogo interreligioso