El Papa Francisco arrodillado ante la tumba de Juan Pablo II