Todo apunta a que los muertos del Pantano de Susqueda fueron asesinados