Un kamikaze siembra el pánico en una carretera de Mallorca