Paco Sanz viajó a EEUU once veces, una de ellas en crucero de lujo, y no para operarse