El casco antiguo de Oviedo, un tesoro paleontológico