Pistorius no sufría ningún trastorno mental cuando mató a su novia