La extraña vuelta de Pistorius a Twitter