Orense, castigada por el fuego