Confiesa haber matado a sus seis hijos y a su mujer embarazada en Rusia