Los padres deberían mirar a sus hijos cada 10 segundos cuando están dentro de la piscina