Con cuatro años, testigo de la sobredosis de sus padres