Obligados a desviar un vuelo por una pasajera ebria que golpeó a una azafata