Un estudio muestra que la obesidad afecta al desarrollo del cerebro de los fetos