La OMS vigila de cerca la evolución del ébola en África