Los nutricionistas recomiendan el consumo ocasional de carne roja y procesada