La contaminación mata, y mucho