La OCU lanza una campaña para instar a reducir la cantidad de azúcar en los alimentos