Brinks, el perro que no ha parado de sonreír desde que fue rescatado