Dos médicos declaran que no había nada oculto en el caso de los niños robados