La honestidad, una cosa de niños