Diez niños menores de 6 años han muerto ahogados en los que llevamos de verano