La niña de once años que consiguió andar gracias a su perro