Navalcarnero, el pueblo de los coches quemados