Narcea, Miño y Eresma: ríos al límite