La Comunidad de Madrid vigila a unas 200 personas por fiebre hemorrágica