La NASA descubre un planeta del tamaño de la Tierra que podría albergar vida