Convivió tres semanas con su madre muerta convencida de que solo dormía