La conducción temeraria de una mujer que circulaba en sentido contrario deja dos fallecidos en una carretera de Londres