Mueren con diez horas de diferencia tras 68 años sin separarse ni un sólo día