Muere al asomar la cabeza por la ventanilla de un tren a más de 60 kilómetros por hora