Muere a los 127 años, la que podría ser la persona más vieja del mundo