La tranquilidad vuelve por el momento al barrio barcelonés de Gràcia