La policía autonómica catalana, cuestionada en los tribunales