Morate confesó a sus amigos de Rumanía que había matado a Marina