Registran el domicilio de Raquel Gago en busca de pistas sobre el arma asesina