Rosalía Lombardo, ¿una momia que abre y cierra los ojos?