Interior acusa a los inmigrantes de Melilla de simular lesiones y de lanzar ropa ardiendo