Miles de almerienses, entregados con los padres de Gabriel