Miles de personas reciben a los legionarios con el Cristo de la Buena Muerte