Una niña de tres años permanece durante 24 horas junto al cadáver de su madre