Mike Tyson, por los suelos