El asesino de la peregrina admite su culpabilidad