La medicina estética, una cura contra el paro