Una joven rusa, parcialmente ciega por usar un tinte de pestañas de menos de 4 euros