María de Villota, en una de sus últimas entrevistas